Madera de caoba

imageLa caoba americana fue importada a Europa desde el siglo XVI por los españoles desde sus colonias, pero no fue hasta el siglo XVIII que comenzó ser la principal madera utilizada en la fabricación de muebles, gracias al empuje dado por ebanistas de la talla de Chippendale, Hepplewhite y Sheraton.

El árbol de caoba puede llegar a más de 150 pies (46mts) de altura y 6 pies(183mts) de diámetro. La caoba crece sobre todo en zonas de América Central y del Sur, África occidental y las Indias Occidentales. En la actualidad, la caoba originaria de Cuba es escasa y, así, la mayoría de las maderas americanas se conocen por su procedencia, distinguiendo la de Brasil, Perú, Venezuela, etc..

El color de la caoba es  roja, rosa, o de color salmón al primer corte, aunque se oscure con el tiempo, llegando a ser de un color pardo rojizo, que varía entre muy oscuro y medio. La caoba de Cuba, es oscura y pesada, mientras que la del continente es más ligera y más clara. Es por lo general una madera fuerte, robusta  y compacta, de textura fina a mediana, con el grano fino y apretado, con vetas largas. La caoba americana se seca fácilmente, es estable, de fácil aserrar, pulir y barnizar, con lo que obtiene un perfecto acabado. Es una madera que resiste la hinchazón, retracción y deformación por el paso del tiempo, por lo que es ideal para las zonas propensas a la humedad.

La madera de caoba se utiliza para la realización de la ebanistería de mejor calidad, para muebles de lujo, para reproducciones, así como para revestimientos. Aparte de la caoba americana, a partir del siglo XIX empezó a comercializarse la caoba africana y la asiática con el fin de complementar las remesas de caoba. Esta variedad, de color rosado pálido variando hasta el pardo rojizo, es ligera, manejable, permite también un buen acabado.

Nosotros desde hace tiempo no trabajamos con madera de caoba, debido a su precio elevado en el mercado, y porque las tendencias actuales van por otros derroteros.  Pero tener un mueble en casa, como el que se muestra en la fotografía siempre sería un placer para los sentidos. Estos muebles nunca pasan de moda.